Get Adobe Flash player
 
 
Rigoberto Urán no es un corredor que gane mucho, él mismo lo dice, pero este domingo logró una victoria esperada, luchada, la que todo ciclista quiere conseguir: una etapa en el Tour de Francia, en esta ocasión, la reina, entre Nantua y Chambéry, de 181,5 kilómetros, con lo que ajustó su novena victoria en su carrera, la primera en el Tour y la tercera en una grande.
Urán ya sabe lo que es ganar en el Giro de Italia, lo ha hecho en dos ocasiones. La primera vez en el 2013, cuando se impuso en la fracción entre Cordenons y Altopiano del Montasio, de 167 kilómetros, luego de partir del lote a ocho kilómetros del final, un premio de montaña duro, en el que dejó de segundo a su compatriota, Carlos Betancur.

Al año siguiente, el colombiano de 30 años volvió a ganar, esta vez, la contrarreloj entre Barbaresco y Barolo, de 42,2 kilómetros, jornada memorable para el ciclismo colombiano, pues se puso la camiseta rosada de líder.

La primera victoria de
 Rigoberto Urán en su carrera deportiva en Europa fue una etapa de la Vuelta a Suiza en el 2007, después se impuso en el Deutschland Tour, un año después.
La tercera victoria del pedalista nacional fue en la Vuelta a Cataluña, en el 2012, luego lo hizo en el Giro del Piemonte. Llegaron los dos triunfos en el Giro y en el 2015 se impuso en la contrarreloj de los campeonatos nacionales de ruta en el 2015.

Antes de la etapa ganada en el Tour, este domingo, Urán se había impuesto en el Grand Prix de Québec, en Canadá, en el 2015, despidiéndose del equipo Etixx.

Urán no solo ganó su primera etapa en el Tour, sino que se puso a 55 segundos del líder, Chris Froome, pero tiene a cuatro el tercer lugar del podio en el que está el francés Romain Bardet.